La conversación sobre WhatsApp

Por desgracia, yo he sido una de esas personas que alguna vez ha repetido esta frase: «¿Cómo puedes estar usando WhatsApp? Son diabólicos, parte de Facebook, ese conglomerado del mal hambrienta por tus datos. Usa Telegram, ¡es genial y seguro!». Evolucionamos y nos damos cuentas de estos errores, aunque es ahora cuando puedes ver el mismo mensaje en boca de otras personas.

WhatsApp ha anunciado sus cambios en la política de privacidad y términos de servicio para actualizarlos a sus nuevos productos, y de paso, avisar que empezará a compartir datos con Facebook. Los comentarios no se han hecho esperar y claro, que WhatsApp empiece a compartir tu número de teléfono y hábitos de uso con Facebook, su dueña, es de pronto una práctica detestable.

En cambio, si entras a Facebook ya estás vendido porque el servicio ya ha empezado a generar un perfil sobre tus hábitos para mostrarte publicidad relacionada. Además, usas Instagram para compartir fotos, que también comparte datos con Facebook. Messenger no está cifrado y su principal motivo de existencia hoy en día es prepararte para la explosión de empresas y bots que lo usarán para darte servicios. Pero WhatsApp que no nos lo toquen.

Leer comentarios sobre cómo la gente debería empezar a borrar WhatsApp y pasarse a otras aplicaciones es común, y la verdad es que a la larga no es mala idea, pero es una gran ilusión, una nube de humo.

Existe tanta gente cuya única forma de comunicarse es WhatsApp, que eliminarla no es una opción. Y vemos este ejemplo en muchos países donde el uso del smartphone lleva unos años creciendo de forma masiva. Más allá de comunidades donde esta aplicación se usa como forma de comunicación, si miramos más cerca de nosotros podemos ver que entre nuestra familia y amigos se usa WhatsApp por un motivo principal: todo el mundo lo tiene y es suficiente para compartir fotos y vídeos. ¿Quieres que todos tus allegados se cambien a otra app? Buena suerte.

«Pero Telegram es cifrada»

Hasta donde puedo leer en redes sociales, comentarios y foros, la gente todavía cree que Telegram es la panacea de la mensajería. No me interpretes mal, uso Telegram todos los días. Es una aplicación muy completa para conversar con conocidos y crear grupos de amigos o de trabajo. Pero Telegram no es segura.

Por decirlo suavemente y en pocas palabras: se tienen serias dudas sobre la seguridad del protocolo que usa Telegram para transmitir mensajes. Tampoco cifra de extremo a extremo las conversaciones normales, sólo las de los chats secretos. Existe una respuesta (gracias por el aviso, Gerardo) de Telegram contradiciendo todo lo publicado por Gizmodo, que se basa en un estudio (PDF) del protocolo.

¿Quieres que tus mensajes se transmitan de forma segura? No uses WhatsApp, Telegram o cualquier aplicación que no esté auditada por organizaciones reconocidas como la EFF.

Hay un pequeño puñado de aplicaciones que aseguran que pueden enviar mensajes cifrados de extremo a extremo sin forma alguna de que alguien pueda leerlos. Para mi las más importantes son Signal y Wickr.

«¿Pero para qué necesito otra aplicación para mandarte una foto o un vídeo?»

— Cualquier persona

Borrar WhatsApp a estas alturas es un suicidio social. Usar exclusivamente otras aplicaciones sólo está al alcance de una minoría. Así que no seas tan duro con esas pobres personas que “todavía usan WhatsApp” y enséñales los hechos sobre seguridad, cifrado y los beneficios que otros servicios pueden ofrecer.

Buena suerte.

__
Artículo actualizado agregando la respuesta de Telegram sobre el artículo de Gizmodo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *