¿Qué hay en mi iPhone? (Enero 2019)

Animado por la colección de Cristian Rus (vía Twitter) con sus capturas de pantalla mensuales, he decidido crear un pequeño recordatorio todos los primeros de mes para publicar mi pantalla de inicio. En ella están las aplicaciones que más uso, así como los fondos de pantalla (si es que hay alguno) que uso en mi iPhone.

  • Spotify: Es la mejor aplicación de música en streaming. Apple Music es un desastre y las listas que genera todavía no son ni punto de comparación tan buenas como las que genera Spotify.
  • Calendario
  • Fotos
  • Cámara
  • Archivos: Uso iCloud para copias de seguridad y almacenar algunos archivos.
  • Tiempo
  • Notas: Quizá la aplicación más potente de iOS/macOS.
  • Recordatorios: Listas de tareas, de la compra compartidas, etc.
  • Podcast: He probado media docena de aplicaciones de podcast y sigo volviendo a la original de Apple.
  • YouTube: Esos vídeos no se van a ver solos.
  • Sonos: Con ella controlo mis Sonos One y Sonos Beam.
  • 1Password: La mejor aplicación para gestionar contraseñas y acceso de verificación en dos pasos.
  • Revolut: Mi segundo-primer banco.
  • Wallet: Apple Pay y billetes de avión.
  • Google Maps: Si no fuese por la cantidad de información que tiene, estaría usando Apple Maps y Citymapper exclusivamente.
  • Citymapper: La uso solo porque es la aplicación que mejor clava los tiempos de transporte público.
  • Apollo: Una aplicación para navegar por Reddit.
  • Twitter: La aplicación oficial, no existe una independiente que funcione igual de bien.
  • WhatsApp: Por desgracia.
  • Trello: Para organizar mi trabajo a base de tableros que voy moviendo según avanzan.
  • Teléfono
  • Safari: En el escritorio uso una combinación de Safari para macOS y Firefox, pero para iOS Safari sigue siendo el mejor navegador.
  • Mail
  • Telegram: Por desgracia #2.

El fondo de pantalla es un simple degradado en Photoshop de negro a azul.

Apple Watch

En realidad voy cambiando de pantalla de inicio del Apple Watch según el día o incluso las horas, pero normalmente en mi Apple Watch Series 4 uso esta pantalla de inicio con las complicaciones de actividad, tiempo, actividades e índice UV.


Las capturas de pantallas están hechas automáticamente con el atajo Apple Frames de Federico Viticci.

Apple nos da un macOS medio abandonado a cambio de un mejor iOS

Craig Federighi vuelve al escenario de la WWDC 2018. Lo hace para presentar las novedades de macOS Mojave, la siguiente versión del sistema operativo para los ordenadores de Apple. Las expectativas eran altas, sobre todo teniendo en cuenta el maltrato general al MacBook Pro.

Lo que vino después fue un cúmulo de despropósitos. Empezando por la característica más importante, un modo noche que cambió le color de la interfaz a un tono oscuro. Por alguna razón Apple decidió que esta es la característica más importante de Mojave, algo que explica bastante bien el estado actual de macOS.

No pongo en duda que hay gente a la que le gustará tener la opción de cambiar el color de macOS, ¿pero abrir con esta característica? ¿Presentarla como algo importante?

Cambios de fondo de pantalla según la hora, organización de archivos en el escritorio en pilas, metadatos en Finder, funciones avanzadas en capturas de pantalla, aplicaciones nativas de iOS como Bolsa o Apple News de forma excepcional y experimental.

Incluso en la parte sobre datos y privacidad Apple no mostró nada realmente relevante para los usuarios.

Cabe destacar que las novedades de Safari –un navegador que solo se actualiza una vez al año– se centraron en mayor control de rastreadores en la web y favicons en las pestañas.

Y eso es todo para el usuario final. Hay más novedades para desarrolladores, que parece es el único cliente que Apple quiere para sus ordenadores, eso si no dejan de cabrearlos con productos llenos de problemas.

No dejo de preguntarme si esto es lo mejor que lo puede hacer Apple en el escritorio. Manteniendo este nivel de desarrollo en macOS no hacen más que demostrar que incluso Microsoft tiene más y mejores cosas que mostrar a los usuarios en Windows 10.

La realidad es que Apple se ha centrado tanto en mejorar iOS 12 y dar más funciones a watchOS, que han dejado a macOS huérfano de novedades que te hagan actualizarte en septiembre.

Apple se olvidó de comentar algo importante: ¿qué ha pasado con la estabilidad en macOS? Al contrario que con iOS 12 donde se centrarán en hacer más estable y rápido el software para dispositivos antiguos, no se habló de esto en macOS.

Estamos a la espera de un nuevo evento con actualizaciones en MacBook Pro y un supuesto nuevo MacBook de 14 pulgadas (que reemplaza al querido MacBook Air) en poco tiempo. Esperemos que Apple en este evento decida mostrar más sobre el futuro de macOS, porque lo que se presentó en la WWDC 2018 no inspira mucha confianza.

A este ritmo, cada día estoy más cerca de productos como Surface Book 2 con Windows 10.

Apple y Google quieren ayudarte en tu adicción al móvil

Que Google lo resuelva por nosotros

Google mostró entre todas las novedades de Android P una nueva característica llamada Dashboard. Es un panel en las preferencias del sistema operativo que te dice de un vistazo cuánto tiempo gastas en cada aplicación. Es una forma visual de entender que aplicaciones usas más. Algo que en realidad ningún software te va a descubrir, porque todo el mundo es capaz de identificar que pasa demasiado tiempo en WhatsApp y en Instagram.

Esta tendencia del bienestar digital viene de la mano de expertos, organizaciones y padres procupados porque sus hijos pasan demasiado tiempo en el móvil. También por adultos que creen que pasan demasiado tiempo mirando el móvil cuando podrían estar haciendo otra cosa.

Que quede constancia de que yo soy de los que no creen en que el móvil genere adicción. Seguro, hay personas que se vuelven locas cuando pasan más de 10 minutos separados de su móvil, hasta llevamos relojes que nos avisan de las notificaciones que tenemos pendientes y que las interacciones en aplicaciones sociales nos generan un subidón de dopamina.

Mi pensamiento contradice totalmente algunos estudios que indican que sí, el móvil es adictivo. Aunque más bien debería decir que algunas aplicaciones lo son por su diseño.

The problem is that teens are spending more and more time, not talking on the phone like they were in decades past, but Instagram-ing and snapchat-ing. These are dangerous pastimes because they give the appearance of social interaction, but they couldn’t be further away from it.

Alice G. Walton, Forbes

Como cualquier da nosotros, la constante cascada de notificaciones me produce sudores fríos. Notificaciones de respuestas en Twitter, actualizaciones de Instagram, vídeos en YouTube, correos electrónicos, avisos de tu cámar de seguridad de que en tu casa ha entrado alguien, Strava pidiendo kudos para uno de tus contactos que ha terminado una carrera.

Las notificaciones lo son todo en las aplicaciones móviles y son gran parte del diseño de una app. También es en gran parte el culpable de que estos con el móvil en la mano gran parte del día.

Que puedas elegir un tiempo máximo con una app abierta o que a cierta hora en la que deberías estar durmiendo tu pantalla se vuelva en blanco y negro son herramientas muy útiles cuando sabes que tienes un problema o cuando tienes que gestionar el móvil de un menor.

Pero deberíamos preguntar si más que iOS o Android permitan controlar el tiempo que usamos nuestras aplicaciones, no deberíamos transmitir las quejas a los que desarrollan estos programas.

Yo soy uno de los tantos que ha encontrado cierta paz desactivando prácticamente todas las notifiaciones (por lo menos las ventanas y sonidos). El control de lo que hacemos en el móvil es nuestra responsabilidad y pasarle la pelota al sistema operativo es un mero parche.

Necesitamos una intervención cultural

Gran parte del problema de la llamada adicción al móvil es que en nuestra cultura general hemos dado por bueno e incluso alabado las pequeñas interacciones digitales. Un like, un mensaje de WhatsApp, una notificación de noticias de actualidad… Todo es para no sentirnos fuera de lugar, para no sufrir FoMO.

Si en vez de decir a Google y Apple que nos intenten arreglar este problema en la sociedad, ¿qué tal si la sociedad quien reacciona y pone los impedimentos para que esta adicción sea menor?

Hablo desde lo más obvio, como que seas tú quien coja el teléfono de tu amigo, de tu familiar o de tu pareja y le ayude a configurar bien sus notificaciones. A informar a tus allegados sobre el tiempo que pasamos con el móvil. Educar a los más pequeños que el móvil es una herramienta de comunicación y de información y como todo, debe usarse con cautela.

Lo peor de todo es que las tecnológicas reaccionarán con medidas en nuestros móviles, que al final acabaremos por pedir que retiren porque nos perdemos gran parte del contenido que normalmente consumimos.