Últimas cifras de Gartner sobre venta de tablets, por fin los fabricantes de Android han tomado la delantera al iPad (en nº de ventas, claro).

Era absolutamente inevitable, de la misma forma que ha pasado con los móviles, una sola marca con dos o tres modelos de iPhone no puede competir con –literalmente– cientos de marcas que fabrican varios modelos, en ocasiones docenas de modelos, de smartphones con Android.

El momento en el que el iPad no puede competir en número de ventas con las tablets Android ha llegado y desde ahora la cuota de mercado de Apple con el iPad, comparando todo el mercado Android, se hará más pequeño.

¿Qué importancia tiene esto? Bien, si se compara de forma global en un iOS vs. Android, ninguna. Lo único interesante que se podrá lograr ver es una comparación de modelos por marcas, es decir, **Apple iPad vs. Samsung Galaxy **(inserte aquí alguno de la media docena de tablets que Samsung tiene).

Duante 2013 se vendieron 120,9 millones de tablets con Android, 70,4 millones de iPads y tan solo 4 millones de tablets con Windows, lo que no es una gran noticia para Microsoft. Sí, es tercer ecosistema en tablets, pero prácticamente nulo en comparación.

No me gusta, no me gusta nada la aplicación de SwiftKey para iOS. Evidentemente, por restricciones de iOS, SwiftKey no puede usar la técnica que usa en Android para escribir más rápido, en cambio, lo que hace es usar una técnica de predicción de texto que debe ser herencia de los datos recogidos con sus teclados.

SwiftKey Note es simplemente otra aplicación para tomar notas, no más rápida que escribir con el teclado normal de iOS y que se sincroniza con Evernote.

Personalmente, Simplenote sigue haciendo mejor trabajo en simplicidad.

Si buscas un reemplazo del calendario de iOS, sin duda Sunrise es una muy buena solución. Y ahora, la nueva versión para iPad cierra el círculo.

Es curioso como poco a poco todas las aplicaciones de iOS 7 (Mail, Safari, Calendario…) acaban siendo reemplazadas por otras, aquí hay una lección para Apple, aunque personalmente en este ejemplo, el del calendario, la app de iOS 7 no me parece del todo mala.

Por un momento, piensa en todo lo que esto representa para Apple. iOS 7 es una versión que al principio no ha caído nada bien, pero al que te acostumbras y finalmente, aceptas en tu vida. Que de todos los terminales iOS activos hoy en día, que casi el 80% estén actualizados, es una cifra impresionante.

Aunque en Android las actualizaciones funcionan de forma diferente, no hay duda de que en ocasiones ver como un Nexus tiene la última versión y el resto de terminales tendrán que esperar un mínimo de 4 a 6 meses para actualizarse, duele. De nuevo, en Android funciona de forma diferente, pero en el caso de Apple, es todo un récord,

El 18% de terminales sigue usando iOS 6, que debe ser la base de usuarios que simplemente no le interesa su iPhone para nada más que usarlo como teléfono. Un 4% se mantiene en versiones anteriores, es decir, los iPhone 3GS, 3G y primera generación.

Un 78% de terminales con iOS 7 quiere decir que simplemente las actualizaciones, saltándose a las operadoras es una forma más simple de tener al usuario contento, lo cual en otras plataformas como Android y Windows Phone, no está pasando.