Datos

Jan Koum, co fundador de Whatsapp en el blog de la empresa.

Here’s what will change for you, our users: nothing.

WhatsApp will remain autonomous and operate independently. You can continue to enjoy the service for a nominal fee. You can continue to use WhatsApp no matter where in the world you are, or what smartphone you’re using. And you can still count on absolutely no ads interrupting your communication. There would have been no partnership between our two companies if we had to compromise on the core principles that will always define our company, our vision and our product.

La venta de WhatsApp parecía que nunca llegaría. Miles de ilusos se han sorprendido tras leer durante meses declaraciones que WhatsApp no estaba a la venta. Todo está a la venta y mucho más las empresas.

Lo que me llama la atención de la venta de WhatsApp a Facebook en realidad no son los miles de millones, el dinero me es indiferente, son estos dos párrafos que dicen que “nada va a cambiar”. Si nada va a cambiar, ¿por qué comprarles?

La respuesta es datos.

400 millones de usuarios activos que comparten 10.000 millones de mensajes al día con fotos, vídeos o localizaciones. Una aplicación que no es intrusiva aunque su seguridad esté más que puesta en entredicho.

La que técnicamente es la red social más grande del mundo, mayor que Facebook, Gmail, Skype o Twitter (si entendemos como red social el intercambio de mensajes). Facebook no ha comprado una aplicación para mandar mensajes, ha comprado una de las máquinas generadoras más grandes de datos.

Por cierto, ¿los datos? Eres tú. Bailarina emoji

El próximo 8 de septiembre Telefónica dejará de prestar servicios mediante TU me, una aplicación similar a WhatsApp o Line lanzada hace un año y que no logró captar usuarios. La idea de crear una aplicación de mensajería “por que si”, simplemente porque las operadoras querían una porción del dinero que se les va de los mensajes de texto bajo el pretesto de la seguridad y la optimización de datos (vease Joyn).

TU me nació casi muerto, aunque con un buen diseño y buenas funciones, este es un ejemplo de que una aplicación no logra tracción porque esté apoyada por una operadora o por una gran empresa. Se ganan usuarios por el boca a boca. Bueno, hoy en día parece que también por campañas de publicidad.

TEF Digital cometió varios errores, aunque querían pintarlo como la solución a la mensajería, no se puede entrar a un mercado donde WhatsApp tiene 300 millones de usuarios activos, seguido de Line o WeChat.

Ahora no me explico noticias como esta en la que nombraban a TU Me como un “éxito de descargas”. [Vía Wayerless]

Minutos gratis

Antonio Ortiz, en Error 500 sobre las aplicaciones de mensajería:

Al final todas [las operadoras] están buscando la mejor manera de abordar un escenario en el que los mensajes están incluidos en la tarifa de datos (incluidos aquellos con imágenes) y, a medio plazo, las llamadas también.

Aquí hay algo muy cierto y tendencia desde hace bastante tiempo en las operadoras. La popularidad de las aplicaciones de mensajería, que casi todas ya incluyen la opción de mandar mensajes de voz o directamente hacer llamadas de voz mediante tu conexión de datos, está provocando dos cosas:

  1. Que las operadoras intenten relajar las redes dando minutos de voz gratis, hasta tal punto que la cantidad de minutos que te regalan es prácticamente igual o inferior a los minutos que una persona de promedio puede usar.
  2. Lanzar sus propias aplicaciones de mensajería optimizadas para la mejor gestión de las redes

La segunda opción es evidente que no le está funcionando a nadie, ni a Vodafone con Joyn, ni a Movistar con TU Me (en serio, el nombre de esta app…) y ahora Orange que desde Francia lanza Libon. En común tienen que detrás de ella hay una operadora intentando entrar en un mercado que empieza a saturarse y que al final, aunque Line esté teniendo mucho crecimiento, lo que se usa es WhatsApp.