Aunque la mayoría de los trabajadores de Foxconn jamás ven un producto terminado, si no que el trabajo en línea solo les permite ver una parte de lo que están fabricando, es interesante leer la historia de como un periodista de Shanghai Evening Post se puso a trabajar para Foxconn y las duras condiciones que esta empresa pone a sus empleados.