When you see plane crash footage, you can’t help but think about dying in a plane crash. And when you have friends who are VCs, you can’t help but think about how you’d do as a VC. But I think I’m happier doing what I do now.
Gabe Riviera, fundador de Techememe.

Dos mitos de productividad, desmitificados

Una es la falacia de las oficinas abiertas, es una de esas conversaciones abiertas. ¿Es una oficina abierta (sin paredes que separen a los trabajadores en una misma mesa) buena para poder trabajar?

Too Distracted to Work: The Dark Side of Open Offices de Bloomberg comenta acerca de este caso, de como lo que inicialmente fue un movimiento en empresas para aumentar la colaboración entre trabajadores, tras salir de décadas de cubículos y gente “gris”, se ha masificado y exagerado tanto, que hay oficinas que son más salas de juegos.

Cuando tienes una oficina donde todo el mundo se lleva unos auriculares para escuchar música y poder trabajar, algo falla.

Discovering Two Screens Aren’t Better Than One en NY Times. ¿Es mejor trabajar con dos pantallas? ¿De verdad? Otro mito. Llevo muchos años trabajando con dos pantallas, una suele ser la del portátil y otra grande que se reduce a una pantalla de 27 pulgadas a su lado.

Creo que algunos estudios nos llevó a maximizar que dos pantallas es mejor que una, porque se supone que con más espacio puedes tener aplicaciones abiertas y estar atento a más a la vez. Otro error. Como ejemplo te pongo una tablet. Normalmente capaz de hacer una cosa a la vez (iPad) o a lo sumo dos (tablets Samsung o Microsoft Surface) centrándose en una principal. Esto de poder tener una pantalla con una aplicación abierta te obliga a enfocarte más en el trabajo que estás haciendo, casi siendo un trabajo tener que abrir otra.

Personalmente, tras años trabajando con dos pantallas, me cansé de ello y esto usando cada vez más la pantalla del portátil con las aplicaciones maximizadas. Estoy seguro que si finalmente vendo mi pantalla de 27 pulgadas, no pasará mucho hasta que crea que fue una mala idea. Quizá sea mi interés por minimizar lo máximo posible el como trabajo. Una pantalla, solo responder correos desde el móvil o la tablet (para responder de forma corta y al grano), enfocarse en una cosa a la vez pero sin dejar de lado otras tareas.

Microsoft ¿dónde está tu smartwatch?

No tan rápido, ¿por qué Microsoft aun no se ha mostrado interesada en el mundo de los weareables? Creo que hay muchos que sienten que Microsoft se está perdiendo mucho, de la misma forma que entraron tarde al mundo del smartphone o de la tablets, parece que ahora se quedarán lejos del mundo del smartwatch, weareables y dispositivos que puedes llegar y que pueden contabilizarte.

Aquí el problema: una grandísima empresa como Microsoft, con un nuevo CEO y que aun está re-enfocándose, no se puede permitir entrar en cualquier negocio así como así, sobre todo cuando se refiere a dispositivos que aun no se han comprobado sean algo de primera necesidad, porque hasta el momento, estos smartwatch solo son sistemas de notificaciones.

De la misma forma que Apple está observando como estas marcas lanzan productos que no tienen un impacto importante en nuestras vidas, mientras desarrollan su proyecto, estoy seguro que Microsoft está investigando en este tipo de dispositivos.

Para correr primero hay que andar y este tipo de dispositivos necesitan un tiempo para ver a donde se dirigen.